LAS PUERTAS DE MADERA…

   

La puerta siempre ha estado presente a lo largo de la historia en la arquitectura de cualquier cultura o sociedad. De hecho, siempre ha sido un elemento arquitectónico especialmente cuidado, ya que es la primera toma de contacto con la casa o con el edificio. Por eso suele diseñarse en armonía con la fachada, con el propósito de expresar el carácter del edificio y sus habitantes.

La puerta exterior siempre se relaciona con el estilo arquitectónico del edificio, mientras que las puertas interiores suelen vincularse más con el mobiliario y el diseño de interiores.

El uso de la madera en carpintería y construcción presenta varias ventajas ecológicas. En primer lugar, es un recurso forestal renovable cuyo aprovechamiento sostenible y posterior procesado no perjudica al medio ambiente. En segundo lugar, no hay que invertir energía para producirla, pues los árboles utilizan energía solar para su desarrollo. La energía que se precisa para transformar la madera en productos finales (puertas, ventanas, muebles, etc.) es sumamente inferior a la que se necesita para el aluminio, el acero o el PVC. En tercer lugar, cuando termina el ciclo de vida de la madera, puede reciclarse en nuevos productos (como tableros), lo cual no ocurre con muchos otros materiales. Por último, la madera actúa como sumidero de dióxido de carbono (CO2) y contribuye por tanto a mitigar el cambio climático.

En el caso concreto de las puertas, la madera es un material idóneo debido a tres motivos:

  1. Tiene una buena resistencia en comparación con su baja densidad;
  2. Posee una excelente trabajabilidad (mecanizado, unión, etc.);
  3. Es un material con buena disponibilidad.

Todas estas ventajas técnicas y medioambientales hacen que la madera haya sido, sea y será el principal material utilizado en carpintería, principalmente en puertas.

Los elementos principales de las puertas son:

Marco de puerta (Cerco)
Parte del conjunto de puerta ensamblado que soporta la hoja. Este puede fijarse directamente a la obra o al premarco (precerco) si lo hay.

Premarco (Precerco)
Conjunto de elementos, generalmente de madera, que se sitúan en posición intermedia entre la obra (a la que quedan anclados) y el marco o cerco (Figura 1). Tiene por objeto servir de plantilla para el replanteo de la obra y facilitar el montaje y desmontaje del conjunto de puerta (unidad de hueco), sin producir daños en la obra.

Jamba
Elemento vertical de un marco.

Dintel
Travesaño superior del cerco o marco.

Galce
Este componente es una moldura añadida al premarco o bien un rebaje practicado en el perfil del cerco destinado a recibir y servir de tope a la hoja de la puerta (Figura 2). Los galces pueden ser de tablero revestido (por lo general, MDF), de madera alistonada, de madera maciza o de madera maciza rechapada.

Hoja de puerta
Parte móvil de la puerta. En lo sucesivo se usarán como sinónimos las palabras “puerta” y “hoja de puerta”, que se usarán de manera intercambiable.

Tapajuntas
Elementos lisos o más frecuentemente moldurados que tienen por objeto cubrir la unión entre la carpintería y la obra. Los tapajuntas pueden ser de tablero revestido (por lo general, MDF), de madera alistonada, de madera maciza o de madera maciza rechapada.

Herrajes
Piezas que facilitan el movimiento (pernios, bisagras, goznes) y el cierre (cerraduras).

Hueco de la hoja
Es el espacio donde se aloja la hoja.

Luz libre de la puerta
Es el espacio útil de paso en anchura y altura, determinado por el cerco.

Medida total de la puerta
La superficie del paramento de la obra cubierta por la puerta; es decir, las medidas del contorno de la puerta, incluidos los tapajuntas, define sus medidas totales. Por tanto, la altura total de la puerta es la distancia entre el canto superior del tapajuntas y el suelo. La anchura corresponde a la distancia entre los cantos extremos de los tapajuntas laterales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *